Propuesta sobre el acuerdo de paz

Propuesta sobre el acuerdo de paz

Por Fanny Parra Eraso

Los resultados de la votación del pasado 2 de Octubre, en las cuales  el NO gana con el 50,21 % de los votos (6.431.376) contra el 49,78 % por el SI (6.377.482), con una pequeña diferencia del 0,43% y en el Departamento de Nariño, por el SI  se obtuvo un 64,81%  (251.047 Votos) y el NO 35,18% (136.283 Votos), nos llevan a reflexionar que en este momento crucial para alcanzar la anhelada paz en nuestro afligido territorio, es necesario convocar a toda la sociedad civil, a quienes sentimos en la sangre y en el corazón a nuestro país, para unir fuerzas y realizar acciones tendientes a implementar el Acuerdo Final suscrito por el Presidente de la República y las FARC-EP, el 26 de Septiembre de 2016, luego de más de 4 años de conversaciones, concertaciones, de mesas y de propuestas de diferente sectores.

Lea:  Recordando el plebiscito de 1957

No debemos dejar que el nefasto uribismo y los sectores que apoyaron el NO salgan avantes con sus oscuros propósitos de anular por completo el Acuerdo Final, sólo porque se sienten amenazados con la Justicia Transicional que juzgará también a quienes hayan financiado y hecho parte de los grupos paramilitares, con la entrega de tierras de las cuales los campesinos fueron despojados a sangre y fuego, los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición para las víctimas del conflicto y otra serie de medidas que fueron extensamente analizadas en las mesas de negociación en  la Habana, en las 297 páginas que lo conforman.

Lea:  Santos donará dinero del Nobel de Paz para reparar a las víctimas

Por eso, con fundamento en la Sentencia C-397 de 2016, mediante la cual  la Corte Constitucional  declara la Exequibilidad de la Ley Estatutaria que convocó al Plebiscito,  proponemos que el Presidente Juan Manuel Santos Calderón, a la mayor brevedad posible, CONVOQUE A NUEVA VOTACIÓN, teniendo como base el Acuerdo Final porque en criterio de muchos juristas es un Tratado Internacional que resulta inmodificable,  lo cual no es obstáculo para que se realicen mesas de discusión con los promotores del NO y con otros sectores, pues, los ajustes y reformas pueden hacerse al implementar  el Acuerdo Final, para lo cual el Presidente de la República está en la potestad de presentar ante el Congreso los proyectos de ley que estime pertinentes para darle cumplimiento, eso sí,  sin introducirle reformas en lo sustancial.

Lea:  La conmovedora carta de Camila, que leyó Santos en su alocución sobre fase pública de diálogos con el ELN

 Con ese propósito todos debemos comprometernos en hacer suficiente claridad sobre los principales puntos del Acuerdo Final, para desmentir los falacias y engaños de Alvaro Uribe Vélez y todos sus secuaces, como que habrá total impunidad para los guerrilleros, que se les regalarán 10 curules en el Congreso, que no se tiene en cuenta a las víctimas del conflicto, que nos impondrán impuestos para financiar los salarios de los guerrilleros, que serán suprimidos los incentivos de Familias en Acción, que se trata de imponernos una ideología de género, lo que fomentará el homosexualismo, entre otras muchas mentiras.

En esa misma dirección, divulguemos por todos los medios las escalofriantes cifras publicadas en el  libro: “Gastos de la guerra en Colombia” del escritor Diego Otero Prada:

Lea:  ¿Cuántos millones de pesos cuesta un día de guerra en Colombia?

  • El costo de la guerra en Colombia fue de $ 7,6 billones por año, lo que significa que se gastaron 22.000 millones de pesos por día, cifra equivalente a lo que gastan a diario en comida cerca de 3 millones de familias colombianas.
  • Bastaría con el gasto de 10 días de conflicto bélico para cumplir con los pagos que quedaron establecidos para todos los excombatientes de las FARC-EP
  • El total de los costos en el pago de excombatientes más los de seguridad y apoyo al nuevo partido político suman lo que se gasta en la guerra en 15 días.
  • El costo total de la Jurisdicción de Paz acordada en La Habana, en los próximos 10 años, equivale a un mes de guerra.
  • Todos los costos dedicados a excombatientes en los próximos 10 años son inferiores a lo que se ha gastado en guerra cada seis meses.
  • En precios de 2016 los gastos de guerra han costado para el Gobierno entre 151.000 y 186.000 millones de dólares. En pesos, entre 355 y 434 billones, es decir casi dos veces el presupuesto nacional de 2016, cifras realmente impresionantes. Es decir, con estos billones dedicados a matarnos y a destruir el país, si se hubieran gastado en inversión, Colombia sería en 2016 un país muy adelantado, afirma el autor del libro.

 También es significativo que más de 3.000 víctimas hayan participado en cuatro foros en Colombia organizados por las Naciones Unidas y la Universidad Nacional y que 60 víctimas viajaran a La Habana para dar sus testimonios directos a la Mesa de Conversaciones y ofrecer sus recomendaciones, además de haber formulado 17 mil propuestas que llegaron a la Mesa de Conversaciones.

 Pero lo que más nos lleva a reflexionar es que en las zonas más azotadas por la violencia, la población dijo un rotundo SI al Acuerdo de Paz, como en Bojayá, con un 96%, Tumaco 71,19, Roberto Payán 91,51,  Francisco Pizarro 84,35, El Charco 90,81, Barbacoas 74,82, entre muchos otros, lo que significa que ellos anhelan que no haya más enfrentamientos, masacres  y hostigamientos, dando ejemplo de perdón y reconciliación y llenando de esperanza a quienes queremos escuchar sinfonías a cambio de batallas y a cambio de explosiones sinfonías, como dice un hermoso poema  de Carlos Castro Saeevedra, en Canto  desde América.

Lea:  Oración de la Paz

La campaña falaz y engañosa del NO fue develada por el propio Gerente de la campaña, Juan Carlos Vélez Uribe, cuando en entrevista con el Diario La República, manifestó sin vergüenza alguna lo siguiente: Hicimos una etapa inicial de reactivar toda la estructura del Centro Democrático en las regiones repartiendo volantes en las ciudades. Unos estrategas de Panamá y Brasil nos dijeron que la estrategia  era dejar de explicar los acuerdos para centrar el mensaje en la indignación. En emisoras de estratos medios y altos nos basamos en la no impunidad, la elegibilidad y la reforma tributaria, mientras en las emisoras de estratos bajos nos enfocamos en subsidios. En cuanto al segmento en cada región utilizamos sus respectivos acentos.  En la Costa individualizamos  el mensaje de que nos íbamos a convertir en Venezuela.  Y aquí el No ganó sin pagar un peso. En ocho municipios del Cauca pasamos propaganda  por radio la noche del sábado centrada en víctimas”.  Sobre la financiación de la campaña indicó que aportaron la Organización Ardila Lülle,  Grupo Bolívar, Grupo Uribe, Codiscos, y Corbeta, entre otros.

 EXIJAMOS QUE EL PRESIDENTE CONVOQUE A NUEVA VOTACIÓN

Ciudadanas y Ciudadanos de Pasto por la paz

 San Juan de Pasto, Octubre 12 de 2016

Share Button
Compartir