Esta es la propuesta para el acuerdo de paz

Esta es la propuesta pasra el acuerdo de paz

Por: Fanny Parra Eraso

Con el Director de esta importante página, hemos convenido en realizar un pequeño receso respecto de la pedagogía de la acción de tutela, porque en el momento político actual resulta de vital importancia hacer claridad sobre las votaciones del pasado 2 de Octubre y la suerte del  Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, firmado el 26 de Septiembre de 2016 en Cartagena, entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejército del Pueblo, FARC-EP.

 Sea lo primero aclarar que el Plebiscito es un mecanismo de participación mediante el cual el Pueblo en ejercicio de su soberanía participa en la toma de una decisión que define el destino colectivo del Estado, a través de la convocatoria que puede ser realizada únicamente por el Presidente de la República, previsto en el Artículo 103 de la Constitución y que tiene sustento  en el Artículo 104.  Desde el punto de vista formal, en el Plebiscito el Presidente de la República debe contar con la aprobación del Congreso, es decir, de la Cámara de Representantes y del Senado.

 En este caso, el Presidente Juan Manuel Santos Calderón, presentó ante el Senado el Proyecto de Ley Estatutaria No. 94 del 2015 y 156 del 2015 ante la Cámara de Representantes, por el cual  “se regula el plebiscito para la refrendación del acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera.”

Lea también:  Conozca las empresas y organizaciones que financiaron la Campaña del NO en el plebiscito

Remitido dicho proyecto a la revisión pertinente ante la Corte Constitucional, para que se adelante el control de constitucionalidad únicamente para examinar posibles vicios en su convocatoria o realización, fue declarado Exequible en su mayor parte, mediante Sentencia C-397 del 18 de Julio 2016, con ponencia del Magistrado Luis Ernesto Vargas Silva, en la cual se reitera que de ninguna manera el efecto de la votación del Plebiscito es la inclusión automática de una norma legal o constitucional en el ordenamiento jurídico, dado que lo que se somete a consideración del Pueblo no es una norma sino una decisión política del Presidente de la República.

El Plebiscito tiene la virtud  de dotar de legitimidad democrática a las acciones del Presidente de la República, ejercidas en el marco constitucional, materializando así  la democracia participativa,

Por tanto, el Plebiscito tiene la virtud  de dotar de legitimidad democrática a las acciones del Presidente de la República, ejercidas en el marco constitucional, materializando así  la democracia participativa, en la medida en que con ese mecanismo se logra la expresión de la voluntad ciudadana y exige a las instancias de representación que actúen conforme al mandato político expresado y lo doten de eficacia.

A continuación, pasamos a analizar que el Inciso 2º del Artículo 3º del Proyecto de Ley Estatutaria,  consagra que la decisión aprobada a través del Plebiscito tendrá un carácter vinculante para efectos del desarrollo constitucional y legal del Acuerdo y en consecuencia, el Congreso, el Presidente de la República y los demás órganos, instituciones y funcionarios del Estado, dentro de la órbita de sus respectivas competencias, dictarán las disposiciones que les correspondan para acatar el mandato proveniente del veredicto del pueblo expresado en las urnas.

Para claridad de nuestros lectores, es necesario explicar que “carácter vinculante” significa que no se trata de una mera información o una simple propuesta, sino que es de obligatorio cumplimiento para ambas partes.

Dicha  norma fue declarada inconstitucional en la Sentencia C-397 del 18 de Julio 2016, en razón de considerar la Corte Constitucional que al darle “carácter vinculante” al Acuerdo Final aprobado por el Pueblo, se está introduciendo una reforma a la Constitución, sin que el Plebiscito sea un mecanismo habilitado para el efecto, además tendría efectos vinculantes para todas las Ramas del Poder Público y no solo para el Presidente de la República, desnaturalizándose de esa forma dicho instrumento de participación ciudadana.

En consecuencia, como bien se afirma en dicho pronunciamiento, si el efecto de una votación favorable del Plebiscito  es activar los mecanismos de implementación normativa del Acuerdo Final, lo que faculta al Presidente de la República para presentar ante el Congreso los proyectos de ley que estime necesarios para darle cumplimiento, la consecuencia correlativa de la votación desfavorable o de la falta de votos suficientes para la misma, es la imposibilidad jurídica para el Presidente de adelantar la implementación de ese Acuerdo, puesto que fue esa decisión de política pública la que se sometió a la refrendación popular.

Es factible que se PONGA A CONSIDERACIÓN UNA NUEVA DECISIÓN y por tanto, consideramos que como el Acuerdo Final es de un Tratado Internacional, resulta  obligatorio para el Estado Colombiano.

En conclusión, estima la Corte Constitucional que ante la negativa del Pueblo, es factible que se PONGA A CONSIDERACIÓN UNA NUEVA DECISIÓN y por tanto, consideramos que como el Acuerdo Final es de un Tratado Internacional, resulta  obligatorio para el Estado Colombiano, por lo cual tiene la característica de ser inmodificable,  lo cual no es obstáculo para que se realicen mesas de discusión con los promotores del NO y con otros sectores, pues, en nuestro criterio los ajustes y reformas pueden hacerse al implementar  el Acuerdo Final, para lo cual el Presidente de la República está en la potestad de presentar ante el Congreso de la República los proyectos de ley que estimen pertinentes para darle cumplimiento.

Enseguida analicemos los resultados de la votación, la cual fue muy apretada mostrando la marcada polarización del país. El NO gana con el 50,21 % de los votos (6.431.376) contra el       49,78 % por el SI (6.377.482), con una pequeña diferencia del 0,43%

En el Departamento de Nariño, se obtuvieron los siguientes resultados: por el SI 64,81%        (251.047 Votos) por el NO 35,18% (136.283 Votos)

Según el mapa electoral de la Registraduría Nacional del Estado Civil,  la Costa Caribe y Pacífica, Bogotá y Departamentos como Chocó, Nariño, Putumayo, Guaviare, Vaupés y Guanía, apoyaron el ‘Sí’, mientras que el centro del país se fue por el ‘No’.

Analistas de todo orden tienen diferentes posiciones acerca de estos resultados, que tratando de condensarlas son las siguientes:

  1. La confianza de quienes apoyaron el SI fue desmedida y rayó en el triunfalismo, porque no hubo pedagogía, la publicidad fue precaria, tampoco existió compromiso de los jefes políticos y de los mandatarios de las regiones, si había maquinaria oficial no se la vio por ningún lado.
  2. La publicidad mentirosa y malintencionada del Centro Democrático y demás promotores del NO se dejó circular en las redes sociales y en todos los escenarios, sin que los promotores del SI se preocuparan por hacer pedagogía y desmentir las falacias de los opositores, en vez de dedicarse los que dirigían esta propuesta a lanzar improperios contra el Ex Presidente Uribe y los demás promotores del NO.
  3. La publicidad mentirosa y engañosa de los promotores del NO sobre el Acuerdo Final se podía desvirtuar en los siguientes aspectos:

Lea también:  La Campaña del NO fue un fraude electoral

1) Que había total impunidad para los guerrilleros de las FARC-EP- autores de crímenes de lesa humanidad, FALSO, porque en forma clara se establece que existirá Amnistía solo para los delitos de Rebelión, Sedición, Asonada y conexos, quedando excluidos los crímenes de lesa humanidad; penas privativas de la libertad  entre 5 y 8 años para quienes se acojan a los procesos en el Tribunal para la Paz, tasadas de acuerdo con la gravedad de los delitos y el grado de su reconocimiento de verdad, de responsabilidades y de colaboración efectiva en el esclarecimiento de los mismos; prisión de 15 a 20 años cuando no exista reconocimiento de verdad y responsabilidad; en nuestro criterio como el Tribunal para la Paz, podrá investigar y juzgar a quienes hayan promovido y apoyado grupos paramilitares, ese es el trasfondo para que en forma rotunda el Ex Presidente Uribe se oponga a la Justicia Transicional, resultando un engaño que su oposición sea fundamentada en existe total impunidad para los guerrilleros.

Descargue el documento del Acuerdo de Paz Aquí

“El total de gasto en el pago de excombatientes más los costos de seguridad y apoyo al nuevo partido político suman lo que se gasta en la guerra en 15 días”

2) Que el Gobierno nos impondría más impuestos a todos los ciudadanos con el fin de financiar los salarios a los guerrilleros desmovilizados y el aparato de la Justicia Transicional , FALSO, porque según el estudio citado por El Tiempo, el costo de la guerra fue de $ 7,6 billones por año, lo que significa que se gastaron 22.000 millones de pesos por día, cifra más que suficiente para financiar ese y otros rubros; “Esta última cifra equivale a lo que gastan a diario en comida cerca de tres millones de familias colombianas, si se tiene en cuenta que aproximadamente 70% de los hogares pobres del país cuentan con ingresos por debajo del salario mínimo legal vigente… Bastaría con el gasto de 10 días de conflicto bélico para cumplir con los pagos que quedaron establecidos para todos los excombatientes de las FARC… Otras cifras de este informe indican que el total de gasto en el pago de excombatientes más los costos de seguridad y apoyo al nuevo partido político suman lo que se gasta en la guerra en 15 días. El costo total de la Jurisdicción de Paz acordada en La Habana, en los próximos 10 años, equivale al gasto de un mes de guerra (…)  mientras que todos los gastos de paz dedicados a excombatientes en los próximos 10 años son inferiores a lo que se ha gastado en guerra cada seis meses… En pocas palabras, en precios de 2016 los gastos de guerra han costado para el Gobierno entre 151.000 y 186.000 millones de dólares. En pesos, entre 355 y 434 billones de pesos, es decir casi dos veces el presupuesto nacional de 2016, cifras realmente impresionantes. Es decir, con estos billones dedicados a matarnos y a destruir el país, si se hubieran gastado en inversión, Colombia sería en 2016 un país muy adelantado.”  (Gastos de la guerra en Colombia, Diego Otero Prada).

Lea también:  HISTÓRICO, Gobierno y Farc firman la paz en Colombia

3) Que a los ex guerrilleros se les regalarían curules en el Congreso de la República, en total ventaja respecto de los demás grupos políticos, FALSO, toda vez que en el Acuerdo Final se establece que tras la firma  y luego de la dejación de las armas de las FARC-EP, y con el fin de facilitar su transición a la política legal y asegurar un escenario para la promoción de su plataforma ideológica, podrá inscribir listas únicas de candidatos propios o en coalición con otros partidos y/o movimientos políticos con personería jurídica, listas que  competirán en igualdad de condiciones de conformidad con las reglas ordinarias por la totalidad de las curules que se eligen en cada circunscripción, acordando un mínimo de 5 curules para el Senado y 5 curules en la Cámara de Representantes, además designarían 3 voceros/as en cada una de las Cámaras, exclusivamente para que participen en el debate de los proyectos de reforma constitucional o legal que sean tramitados mediante el Procedimiento Legislativo Especial para la Paz de que trata el Acto Legislativo 01 de 2016. Cuál es el escándalo de los promotores del NO, cuando el número de curules significa solo un 2,6% del total de 268 Congresistas? Además, deben competir en igualdad de condiciones, es decir, no son curules regaladas por virtud de firmar el Acuerdo.

Lea también:  Conozca las empresas y organizaciones que financiaron la Campaña del NO en el plebiscito

4) Otro embuste que circulaba en todas las regiones es que a quienes votaran por el SI se les quitarían los incentivos de familias en acción, manifestación que es totalmente FALSA, porque se trata de un programa creado por la Ley 1532 de 2012, dirigido a entregar incentivos económicos a las familias más pobres y vulnerables, coordinado y liderado por la Dirección de Ingreso Social del Departamento para la Prosperidad Social, por lo cual no es potestad de ningún grupo político restringirlos suprimirlos.

5) Que el Acuerdo Final no tiene en cuenta a las víctimas del conflicto armado, es FALSO, porque el Punto 5 señala y reitera en varios apartes que el resarcimiento de las víctimas debería estar en el centro de cualquier acuerdo. Se crea el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, que contribuye a la lucha contra la impunidad, combinando mecanismos judiciales que permiten la investigación y sanción de las graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario, con mecanismos extrajudiciales complementarios que contribuyan al esclarecimiento de la verdad de lo ocurrido, la búsqueda de los seres queridos desaparecidos y la reparación del daño causado a personas, a colectivos y a territorios enteros. Es significativo que más de 3.000 víctimas hayan participado en cuatro foros en Colombia organizados por las Naciones Unidas y la Universidad Nacional, y sesenta víctimas viajaran a La Habana para dar sus testimonios directos a la Mesa de Conversaciones y ofrecer sus recomendaciones, con el apoyo de la Conferencia Episcopal, las Naciones Unidas y la Universidad Nacional. Sin contar las más de 17 mil propuestas, que por diferentes medios, enviaron las víctimas y demás ciudadanos a la Mesa de Conversaciones. En desarrollo de este punto, los colombianos hemos presenciado los encuentros entre guerrilleros y víctimas, quienes dando ejemplo de perdón y reconciliación se han fundido en caluroso abrazo, llenando de esperanza a todo el pueblo colombiano que cree firmemente en que merece una patria en paz.  Por eso llama la atención que en las zonas donde se ha vivido la violencia en carme propia, los ciudadanos dieron un SI rotundo a la paz, como ha ocurrido en Bojayá, con un 96%, Tumaco 71,19, Roberto Payán 91,51,  Francisco Pizarro 84,35, El Charco 90,81, Barbacoas 74,82, entre muchos otros.

Lea también: Colombia dice No al plebiscito de paz

6) La campaña amañada y mentirosa del Centro Democrático y de los promotores del NO fue develada por el propio Gerente de la campaña, Juan Carlos Vélez Uribe, cuando en entrevista con el Diario La República, manifestó sin vergüenza alguna lo siguiente: Hicimos una etapa inicial de reactivar toda la estructura del Centro Democrático en las regiones repartiendo volantes en las ciudades. Unos estrategas de Panamá y Brasil nos dijeron que la estrategia  era dejar de explicar los acuerdos para centrar el mensaje en la indignación. En emisoras de estratos medios y altos nos basamos en la no impunidad, la elegibilidad y la reforma tributaria, mientras en las emisoras de estratos bajos nos enfocamos en subsidios. En cuanto al segmento en cada región utilizamos sus respectivos acentos.  En la Costa individualizamos  el mensaje de que nos íbamos a convertir en Venezuela.  Y aquí el No ganó sin pagar un peso. En ocho municipios del Cauca pasamos propaganda  por radio la noche del sábado centrada en víctimas”.  Sobre la financiación de la campaña indicó que aportaron la Organización Ardila Lülle,  Grupo Bolívar, Grupo Uribe, Codiscos, y Corbeta, entre otros. Estas declaraciones levantaron una polvareda en todos los medios y aunque fueron desmentidas por el mismo Juan Carlos Vélez Uribe, ha quedado claro que se valieron de toda clase de artimañas, mientras que los promotores del SI, estaban cruzados de brazos con un tufillo triunfalista, sin haberse comprometido los dirigentes y mandatarios regionales en forma alguna.

Aspiramos a que todo este panorama haga reaccionar al pueblo colombiano, porque los resultados de la votación hacen perder un tiempo precioso y todos los esfuerzos realizados durante más de 4 años para la firma del Acuerdo Final, convirtiéndose no solo en un “oso” internacional, máxime ante el otorgamiento del Nobel de Paz al Presidente Juan Manuel Santos Calderón, sino en una desesperanza para todos los que anhelamos la paz en todo el territorio nacional.

Opinamos que el Presidente de la República tiene la potestad de convocar a un nuevo Plebiscito para refrendar el Acuerdo Final, para el cual aspiramos a que los promotores del SI, sin incurrir en una campaña engañosa, se pongan la camiseta y hagan suficiente claridad a toda la ciudadanía sobre los beneficios del Acuerdo Final.

Con algunos juristas y respaldados en la Sentencia C-397 del 18 de Julio 2016, opinamos que el Presidente de la República tiene la potestad de convocar a un nuevo Plebiscito para refrendar el Acuerdo Final, para el cual aspiramos a que los promotores del SI, sin incurrir en una campaña engañosa, se pongan la camiseta y hagan suficiente claridad a toda la ciudadanía sobre los beneficios del Acuerdo Final.

Para terminar quiero compartir con los lectores una estrofa del poema “Plegaria desde América”  del insigne escritor Carlos Castro Saavedra, que parece hecho para este momento de la patria:

 

“Por un rifle un millón de tulipanes
y por cada soldado otro millón,
sinfonías a cambio de batallas
y a cambio de explosiones sinfonías,
coraje entre las manos juveniles
y entre los corazones más coraje
,

Fuerza para creer en el futuro
y para perdonar, mucha más fuerza,
paz hasta que se arruguen los cuchillos
y hasta que caiga el odio paz, y paz,
paz en el alma, paz en la mirada,
y paz mil veces, y mil veces paz.”

Leer más Noticias, becas y convocatorias vigentes Aquí

Share Button
Compartir