Inicio Historias Recordando el plebiscito de 1957

Recordando el plebiscito de 1957

Compartir

Recordando el plebiscito de 1957

El primero de diciembre de 1957, 4.397.090 ciudadanos acudieron a las urnas en las elecciones más concurridas de la historia colombiana, para aprobar o reprobar el plebiscito que daría origen al Frente Nacional. A favor 4.169.294 votaron y tan sólo 206.864 en contra.

Ese día era muy especial por diversos motivos. Por una parte, era la primera vez que el sufragio cobijaba a las mujeres. Por otra parte, tras el período de la violencia y los regímenes militares, se abría la esperanza de volver a la paz y a la democracia. Por ello, no es de extrañar que los símbolos de la reconciliación nacional fueran dos figuras polémicas que marcaron buena parte del siglo XX: Laureano Gómez y Alberto Lleras Camargo.

 Los logros más importantes de esta trascendental decisión fueron tres, en primer término, se logró desactivar la tradición de los “odios heredados”, la cultura sectaria que habían alimentado los dos partidos tradicionales mediante la movilización pasional de sus simpatizantes. Las guerras civiles serían ya cosa del pasado. En segundo término, la estabilidad institucional que generó el Frente Nacional fue decisiva para evitar que Colombia cayera como el resto del continente y con muy pocas excepciones (México, Costa Rica y Venezuela), en la ola de regímenes militares que asolaron al continente en estos años. Finalmente, el Frente Nacional permitió mantener la estabilidad macroeconómica del país, que se constituyó en uno de los mayores logros de la sociedad colombiana a lo largo de buena parte del siglo XX.

El próximo plebiscito a realizarse el 02 de octubre a diferencia del llevado a cabo en 1957 tiene como propósito en primer lugar dar o no viabilidad a una decisión política que aborda temas como la participación política del nuevo partido que conformen las Farc, una política de desarrollo agrario integral, la más importante, fin del conflicto, solución al problema de las drogas ilícitas; reparación a las víctimas, mientras que el plebiscito de 1957 buscaba como fin primordial poner fin a la violencia política.