Inicio Historias ¡ Gloria a Ti, Celestial Gobernadora !

¡ Gloria a Ti, Celestial Gobernadora !

Compartir

¡ Gloria  a Ti, Celestial Gobernadora !

Cada 24 de septiembre, el pueblo de Pasto rinde homenaje a Nuestra “Michita Linda”, Nuestra Celestial Gobernadora, por ello el fervor y el amor a la Virgen de Mercedes es una tradición que se remonta hacia el año 1218 cuando La Santísima Virgen se le apareció a San Pedro Nolasco,(fundador de los padres Mercedarios) recomendándole que fundara una comunidad religiosa que se dedicara a auxiliar a los cautivos que eran llevados por los musulmanes a sitios lejanos. Esta advocación mariana nació en España y se difundió por el resto del mundo.

La imagen de la Virgen de las Mercedes fue traída a la ciudad de Pasto en el año de 1536 por don Sebastián de Belalcázar desde la ciudad de Sevilla, España, sin embargo, otros historiadores afirman que la trajeron los Padres Mercedarios.

La Virgen es venerada bajo la advocación de Las Mercedes porque este nombre significa: don o regalo y como dice el Padre Guillermo Narváez, Coadjutor del Santuario de la Merced, ¡Qué mejor regalo!, que darnos a su hijo Jesús y que interceda ante Él para “tranquilizar al volcán Galeras, nuestro león dormido”

Pero lo más importante de este 24 de septiembre es rendirle gloria a Nuestra Señora, por tanta bondad, por ser esa mano esperanzadora de los pecadores, por socorrer a los desgraciados y fortalecer a los débiles, entonces Madre del cielo, si tanto te debemos, multitud de alabanzas serán cantadas en tu honor, rosarios y plegarias pidiendo tu protección para auxiliar a esta ciudad que te quiere y te honra y pide de hinojos tu bendición.

Nostálgico, don Manuel Jesús Paz inicia su relato sobre la Virgen de Mercedes:    “¡ La Michita ¡ me hizo un milagro, cuando era más joven y recién estrenaba mi bicicleta montañera, yo la estaba pagando y me tocó empeñarla, estaba totalmente colgado con las cuotas porque no tenía con qué pagar y no la podía sacar y me dijeron:  no, su bicicleta se perdió y vine donde la “Michita” casi llorando para que me ayudara, y dicho y hecho, en un principio, mi jefe no estaba cuenta don Manuel, pero cuando regresó me dio el préstamo y fui a agradecerle, por ello cada año vengo al Santuario y con cada hermano que me encuentro le digo : “todo lo que quieres, pedir, hazle la solicitud a la Celestial Gobernadora, ella con mano piadosa pondrá sobre la tuya la fuerza y el entusiasmo para conseguir lo que buscas”