Inicio Historias Reportajes El trabajo informal, una lucha diaria

El trabajo informal, una lucha diaria

Compartir

El trabajo informal, una lucha diaria

El rebusque es una vivencia socio-económica  que, día a día,  impulsa desde tempranas horas de la mañana a muchos pastusos a salir y ponerse a trabajar, éste es un escape a la pobreza y al desempleo. El rebusque es un resultado del fenómeno del subempleo que no permiten pagar seguridad social, pero que en muchos casos solventa las necesidades primarias de millones de personas.

José Roberto Cantuca hace 20 años  vende lotería, y trabaja en esto porque  a esa edad nadie le da trabajo pero cuando era joven no adelantó estudios sino solo primarios  y si no es profesional nadie le da trabajo, pero éste por lo menos da para comer afirma don José.

Lea también:  Conozca los nuevos lenguajes en la sexualidad de las mujeres y los hombres pastusos

Vender lotería es un trabajo informal y consiste en  una actividad laboral de quienes trabajan y perciben ingresos al margen del control tributario, del Estado y de las disposiciones de ley según conceptos de la revista Portafolio.

Personas como don José  que viven de este tipo de actividad llevan a cabo estrategias que solo la experiencia y los años brindan, por ello en el inicio el recorrer las calles, era su cotidianidad, pero ahora con el conocimiento adquirido que tiene ya es popular en una de las esquinas del barrio San Andrés.

Este trabajo informal  y sobretodo las maniobras que se dan para ejercerlo son técnicas de supervivencia en las sociedades que tienen excedentes de fuerza laboral. Y hay también un enfoque cultural del problema, que ve en este empleado una expresión de las tradiciones, valores, conocimientos, comportamientos, habilidades y nivel tecnológico de las sociedades atrasadas.

Lea también:  La enfermera Urdanivia, una pastusa dedicada a conservar la vida, aliviar el sufrimiento y fomentar la salud

 El trabajo informal se desenvuelve al margen de la ley, no sólo porque al Estado le resulta imposible controlarlo sino porque se debe  cumplir con  los mandatos legales y el hecho es que fuera de vender lotería  hay muchas más fuentes de  empleos transitorios y de bajos ingresos.

El uso de tecnologías elementales e intensivas en mano de obra, división simple del trabajo, baja productividad, ausencia de horarios y reglamentaciones laborales, desvinculación con la seguridad social  son entre otras las características de  laborar en estas lides.

Pero, finalmente a pesar de las dificultades la mayor satisfacción  de don José es atender bien a un cliente y la competencia que es el baloto en algún tiempo lo preocupó, hoy en día ya no, y sabe que con la  ganancia asegura el pan de cada día honradamente.

A nivel de la ciudad de Pasto lo más probable es que el trabajo informal no termine, lo importante sería que la policía  y el gobierno municipal  les brinde la oportunidad de capacitación laboral y un préstamo para algún día tener un espacio propio y no invadir las calles.