Inicio Noticias El Frente 7 de las Farc tampoco se desmovilizaría: procurador Alejandro Ordóñez

El Frente 7 de las Farc tampoco se desmovilizaría: procurador Alejandro Ordóñez

Compartir

El Frente 7 de las Farc tampoco se desmovilizaría: procurador Alejandro Ordóñez

El Procurador General de la Nación, Alejandro Ordoñez, mediante un comunicado del 8 de julio publicado en la página de la procuraduría, asegura que el Frente 7 de las Farc tampoco estaría dispuesto a desmovilizarse, lo cual haría del proceso de paz “una gran estafa”.

“Con información de trabajo en terreno, el día de ayer la Procuraduría General de la Nación conoció que la población del Guaviare señala que además del Frente 1, el Frente 7 de las FARC tampoco se desmovilizaría. Se calcula que dicho Frente está compuesto por alrededor de 300 integrantes, entre milicianos y guerrilleros”, afirma el comunicado.

Con este frente, ya serían dos los que no estarían de acuerdo con  el proceso de paz y que no dejarían las armas, pues el primero fue el Frente 1, que junto con el 7 “son responsables de gran parte de las actividades de narcotráfico y minería criminal que realizan las FARC. Su continuación en la violencia, como lo manifestaron recientemente, exige al país claridad absoluta del Secretariado de las FARC y del presidente Santos”, asegura el comunicado.

Estos frentes tendrían presencia en los departamentos de Meta y Guaviare con cerca de 800 miembros que al parecer de la Procuraduría, seguirán delinquiendo.

El comunicado desostienne que: “Ambos frentes representan algo menos del 30% de los guerrilleros del Bloque Oriental, el más grande las FARC. La situación es aún más grave si se tiene en cuenta que el propio Gobierno calcula en cerca de 8.000 los milicianos de las FARC y que conforme al texto del Acuerdo presentado el 23 de junio de 2016, estos no se concentrarán en las zonas de ubicación para desmovilizarse. Es decir, más del 50% de las FARC no se desmovilizaría”.

En este panorama, según la Procuraduría, a través del comunicado asegura que “Si no se concentran los miles de milicianos para desmovilizarse y si frentes completos se niegan a desmovilizarse y entregar las armas, el Acuerdo de La Habana se puede convertir en una gran estafa: todos los privilegios para la cúpula de las FARC, mientras más de la mitad de los integrantes del grupo continuarán delinquiendo”.

Finalmente, el Procurador Ordoñez insiste que se “debe ordenar inmediatamente la reactivación de operaciones militares contra las estructuras de FARC que no se van a desmovilizar, incluyendo los bombardeos contra sus campamentos y … utilizar todos los recursos posibles para eliminar los cultivos ilícitos en las zonas en las que delinquen tales frentes. El crecimiento exponencial de los cultivos de coca que registran todos los informes internacionales, y que estimula a estructuras de las FARC a no desmovilizarse y mantener el control del negocio”