Carnaval

Desde el corazón de la carroza “SOBRENATURAL”

Este es un panorama vivido desde el acompañamiento realizado a un equipo de trabajo en los últimos días de construcción de una carroza.

Desde el corazón de la carroza “SOBRENATURAL”. Detrás de la magia del Carnaval de Negros y Blancos. 4 de enero.

Por Felipe Criollo

Inundados de magia y extraídos de la rutina, con sentimientos de grandeza gritan: ¡Que viva Pasto, carajo! ¡Que vivan los artistas y cultores del Carnaval! La piel se eriza, el amor y la admiración por esta tierra y su gente crecen.

Son algunos de los efectos que causan los motivos en el Carnaval de Negros y Blancos cuando pasan, aproximadamente entre 5 y 8 minutos, ante los ojos de miles de espectadores por la senda del Carnaval. Un breve tiempo, en el que roban no sólo la atención visual, sino las emociones y la contemplación de mujeres y hombres de todas las generaciones. Los aplausos y los halagos no se hacen esperar, sin embargo, muchos desconocen el trabajo y las implicaciones que hay detrás de cada creación. Son semanas, meses de esfuerzo que en un fugaz momento se eternizan en la sensibilidad y sentidos de quienes viven el Carnaval de la ciudad de San Juan de Pasto, en Nariño, Colombia, declarado por la Unesco como patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Este es un panorama vivido desde el acompañamiento realizado a un equipo de trabajo en los últimos días de construcción de una carroza.

Una mañana azul en San Juan de Pasto, de telón de fondo el imponente volcán Galeras. Cerca del Parque Infantil, me encuentro al maestro Leonard Zarama, lo saludo y le comento que voy a compartir con él y su equipo desde aquel momento. Muestra una sonrisa, me saluda amablemente y me invita a pasar.

-¿Cómo van con el trabajo? – pregunto.

-Bien Dios gracias, avanzando. En estos últimos días a veces me siento preocupado, angustiado, pero durante la jornada van llegando manos amigas y la carroza avanza en su construcción. Sabe, en esos momentos siento la magia del Carnaval porque todo se va mejorando y las cosas van saliendo adelante.

– Leonardo – interrumpe uno de los artesanos- se necesitan tubos para la estructura del armado de la especie de pasamanos para los jugadores que irán en la carroza.

– Bueno maestro, ya mismo salgo a buscarlos.

Vuelve a mirarme y dice:

 – Ve, así es todo mi trabajo. Estoy pendiente de lo que se necesite. Gracias a Dios la gente del comercio en la ciudad me conoce y me colabora abriendo sus negocios en estos días de fiesta, y así puedo conseguir los elementos que según el avance se van necesitando.

Recuerde visitar y leer otras publicaciones en nuestro sitio, comentar y compartir para que otras personas puedan consultarlos también.

To Top